Eliminar las grasas resulta muy importante en todas las plantas de tratamiento que reciban aguas procedentes de cocinas de restaurantes, comedores, salones para eventos, casas de campo, actividades turísticas y en general todas las que contengan cantidades elevadas de aceites y grasas, de origen animal y vegetal.

Antes de la instalación de cualquier planta de tratamiento, resulta muy importante la eliminación de aceites y grasas, porque dificultan los procesos aeróbicos, la difusión del oxígeno en el agua y la degradación de la materia orgánica, y pueden comprometer el buen funcionamiento de cualquier planta de tratamiento.

Nuestras trampas de grasas en vitroresina aprovechan el principio de la gravedad combinada con el tiempo de retención y la diferencia del peso específico de aceites y grasas respecto al agua. Están diseñadas y dimensionadas según la normativa, para facilitar la flotación de las grasas hacía la superficie de la trampa de grasas y su posterior eliminación.