Para un tratamiento efectivo y el cumplimiento de las normas para reúso de aguas tratadas, es necesario contar con un sistema de desinfección final que garantice el cumplimiento de ciertos parámetros. En los ambientes también es necesario garantizar una correcta desinfección para evitar propagación de virus y bacterias.